Lidera con Karisma | COACHING
17332
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-17332,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_menu_slide_from_right,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿QUÉ ES EL COACHING EJECUTIVO?

El Coaching Ejecutivo es una relación individualizada y de colaboración, entre un ejecutivo/a y un coach, para liberar todo su talento y potenciar al máximo su eficacia profesional.
Es el método más eficaz que existe para lograr resultados extraordinarios en el menor tiempo posible.

¿QUÉ HACE UN COACH?

El Coach acompaña a su cliente (Coachee) para desarrollar todo su potencial profesional y crecimiento personal. Creando un espacio de confidencialidad para la reflexión e identificación de todos sus recursos internos.  Abordando el objetivo que se quiere lograr con la confianza necesaria (Rapport) para desarrollar el proceso de coaching.

¿CÓMO SE REALIZA UN PROCESO DE COACHING?

Hay una primera sesión (entrevista), que dura aproximadamente 45 minutos y es totalmente gratuita.

 

Un proceso de coaching suele durar entre 8 y 10 sesiones, aunque será el cliente quién decida cuándo da por finalizado el mismo, y puede durar más o menos en función de sus objetivos.

 

El compromiso debe ser absoluto por parte del cliente. Ya que es quién mejor sabe lo que quiere conseguir con el proceso. El coach por su parte se compromete a poner al servicio del cliente todos sus recursos y experiencia para poder avanzar en la dirección deseada.

 

¿QUÉ ES EL COACHING EMPRESARIAL?

El coaching empresarial es un proceso orientado a la mejora estructural de las PYMES. Incluye un conjunto de técnicas enfocadas al equipo humano.

 

Está destinado a lograr a la vez,  tanto la eficacia en los resultados  como  la motivación y satisfacción personal de los trabajadores.

 

El coaching es una acción directa sobre las personas, que son los verdaderos autores y responsables de la competitividad empresarial.

 

Está enfocado a permitir que las personas den lo mejor de sí mismas y por eso utiliza la formación, tanto en habilidades concretas –técnicas de ventas, atención al cliente- como el desarrollo personal y profesional a través de la comunicación, de la auto-confianza o de la gestión del estrés y el conocimiento de la inteligencia emocional.